Cuando la institución cultural es una persona…

IMG_0545 (Small)

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Esta isla es rica en muchas cosas, rica, por ejemplo en azúcar, café, tabaco, ron, mulatas… en fin, rica en todo eso que por suerte o no por tanta, se nos conoce en el mundo entero, una de las cosas por las que siento mucho orgullo es por ser un país rico también en historia y más aún en arte y artistas.
A eso último quiero referirme en este post…
Resulta que ya hace un tiempo y por motivo de la entrega de un importante premio allá en Santiago, tuve la oportunidad de conocer a una de esas personas que impactan de solo escucharlo.
Con una carrera consumada de actor en teatro, radio y televisión, profesor de varias generaciones de artistas solo es recordado por pocos a decir de él mismo. De vez en cuando es invitado a alguna premiación, pero, por lo general siempre está en su casa padeciendo sus enfermedades y los achaques de una vejez que no perdona.
Vive en un tercer piso, sus piernas cansadas y enfermas no pueden con tantos peldaños, la soledad a ratos lo deprime, pero, cuando puede salir, supongo vuelve a ser el gran actor, el director, el profesor, todos lo saludan, felicitan, ¡agradecen su existencia! Y él, olvida todas las dolencias, la vejez, la lejanía, en fin, olvida el olvido, le vuelven los aires de señor que se sabe grande en lo que hace.
Impresionante es ver como sus vecinos lo sienten importante, más que importante, lo sienten especial y de esa manera se conducen a él, ayudándolo en todo lo posible y descontentos con la atención que saben merece y no recibe el artista, volviéndose todo reclamos cuando alguien se acerca al lugar y pregunta por Colomé, aun cuando la persona que se acerque sea yo, que solo se puede conformar con escribir estas líneas y esperar a que no caiga esta palabra en terreno muerto, pero así somos los cubanos, solidarios, amigos y sentimentales.
Esta persona hace mucho pide ser movido de ese tercer piso que lo encierra y deprime por su enfermedad en las piernas a la que ningún cirujano ortopédico ha podido encontrar solución.
A mi entender a Jorge Luis Colomé le queda mucho por ofrecer, sobre todo por esa voz potente con la cual nuestra Casa Radial Provincial ganaría tanto en sus dramatizados, me encantaría verlo vital, con deseos de transmitir toda esa sapiencia acumulada en tantos años de trabajo a las nuevas generaciones… no hay que hacer mucho, creo que solo hay que prestarle un poquito más de atención a sus demandas y necesidades.
Las instituciones culturales, con el paso de los años se deterioran, algunas con una leve reparación resuelven, otras necesitan una reparación capital para retomar todo su esplendor, a veces las dejamos perder o se erigen como monumento a la ineficiencia y a las decisiones mal tomadas pero; cuando la institución cultural es una persona, la situación se complejiza hay muy poco tiempo y poco por hacer, antes de que por ley natural la institución, al menos físicamente desaparezca.
A mí me hubiera gustado quedarme más tiempo en Santiago de Cuba, hacer un hábito las visitas a esa casa y de manera humilde, junto a mi pareja, hacerle la vida más agradable a esa persona que por mucho, lo merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s