Mi Julián

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Yo no sé quién eras en realidad, se que eres una construcción hecha por mi a través de los libros, y en esa construcción fuiste un gran hombre, que sabía conducirse de acuerdo a la situación como bien lo dejaste escrito… fuiste un gran héroe gracias al pensamiento, demostrando que los héroes no solo guardan esa condición blandiendo espadas, un hombre/héroe con aciertos y defectos como todos, se que eres grande para la patria(ahí si no hay dudas) pero a lo mejor por eso tuviste que ser descuidado en tu vida personal, imagino que en algún momento tu hijo necesitó de ti, pero la patria te necesitó más…y por ella lo diste todo, hasta tu vida… y trascendiste, como ejemplo para todos los cubanos y el mundo, pero en especial para tus hermanos cubanos quienes con mucho orgullo te enarbolan como símbolo, como guía, como apóstol y en nombre de tus ideales han llevado adelante fuertes batallas. Hoy tu pueblo duerme. O en el mejor de los casos anda atolondrado pero descuida, tus enseñanzas están ahí y en cuanto exista la oportunidad, lo cívico volverá a aflorar de manera general en la patria/motherland y tú ejemplo, como combustible nos hará salir adelante! Como en tantas otras ocasiones nos hemos salvado por tenerte, volverá a ocurrir, pues para muchos nos eres mármol tan solo, ya que antes de símbolo fuiste hombre. 
FELICIDADES en este día JOSÉ MARTÍ o JULIÁN PÉREZ(como me gustaba llamarte en la primaria para variar 😉) Que el destino nos permita tenerte mucho más!!!!

Santiago de Cuba’s Magic Market

Published by first time in havanatimes.org

By: Taylor Torres.

Many are the beliefs from different cultures that merged to give rise to our Cuban identity. In Santiago de Cuba, one can breathe these beliefs in the idiosyncrasies of the locals, in the atmosphere of its steeply-inclined streets.

No few people in Santiago de Cuba hope to be lent a hand by these saints (or “orishas”) who accompany us every moment of our existence. To receive the “needed help,” one need always make an offering, bathe in a certain herb or make use of animals or eggs for a “cleansing.”

The ingredients for such “remedies” are usually hard to come by, but this is not the case in Santiago de Cuba. Locals know that, for a price, any of the needed ingredients can be found at the intersection of Marti Avenue and Moncada Street. There, they can find whatever they need to continue searching for happiness and feel immune to the “evil eye” (be it from a pigeon, turtle or chicken): holy water, oil with special powers and herbs to clear paths, overcome obstacles or defeat a rival, among other miraculous products. That magical market has it all.

Low-income people have found a means for them and their families to get by in these rudimentary kiosks. Walking down this street is an interesting experience, affording one the feeling of an immersion in authentic Cuban reality.

These photos seek to capture a day at this part of town and to invite readers to visit this unique market.

1 (Large)

2 (Large)

3 (Large)

4 (Small)

5 (Small)

6 (Small)

7 (Small)

8 (Small)

Mercado de Encantos

Publicado primeramente en el sitio: havanatimes.org

Por: Taylor Emilio Torres Escalona

Muchas son las creencias que le han aportado al cubano las diferentes culturas que se fueron uniendo para formar nuestra nacionalidad. En Santiago de Cuba eso se respira en la personalidad de sus habitantes, en el ambiente de sus empinadas calles.

No son pocos los santiagueros que apuestan por recibir alguna ayuda de esos santos/orishas que nos acompañan en cada instante de nuestra existencia. Para lograr la “ayuda precisada” siempre habrá que hacer una ofrenda o bañarte con alguna hierba o utilizar animales o huevos en una “limpieza”. Generalmente, los “ingredientes del remedio santo” son difíciles de conseguir, pero en Santiago no es así, el nativo sabe que, por un determinado precio, en la intersección de la avenida Martí con la calle Moncada se pueden encontrar cualesquiera de esos elementos “necesarios” para continuar buscando la felicidad sin temerle siquiera al “mal de ojo”, ya sea una paloma, una jicotea, una gallina negra o de guinea, agua bendita o algún aceite con poderes especiales, hierbas como Abre Camino, Rompe Saragüey, Yo Puedo más que Tú, entre otros productos milagrosos, en esa especie de mercado de encantos se pueden encontrar.

Personas de bajos ingresos han encontrado en esos rudimentarios kioscos el sustento para ellos y sus familiares. Caminar por esa calle es una experiencia interesante, pues da la sensación de inmersión en una de nuestras más auténticas realidades.

Este fotorreportaje pretende captar un instante en un día cualquiera de ese pedazo de la ciudad, además de llevar implícita una invitación a visitarlo.

1 (Small)

2 (Large)

3 (Large)

4 (Large)

5 (Large)

6 (Small)

7 (Small)

8 (Small)

– See more at: http://www.havanatimes.org/sp/?p=112575#sthash.nXZJBkrI.dpuf

El temblor de las emociones.

image

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Hablar sobre la situación en Santiago de Cuba con respecto a los terremotos sería llover sobre mojado.
Lo más triste de todo es que, sin pasar nada aún las personas estan en un estado bastante deprimente, cuenta mi mamá que ella aunque se pone nerviosa, se mantiene ecuánime, no así mi tía que rompe a llorar cada vez que siente un temblor…
Mi casa es de madera, antigua, espaciosa y hoy en día sirve de refugio a muchos de mis vecinos. Hace unos días, durante la habitual llamada a la casa, me puse un poco más triste de lo habitual pues mi mama me comentó de un programa que alertaba sobre estar preparados que transmitieron por televisión nacional, por la cantidad de trabajo me fue imposible verlo, pero aún cuando es bueno estar alertas eso puso más nerviosa a la familia, pues ellos sienten que es inminente que suceda un sismo de alta magnitud. Mami me comenta también de como le piden, por los medios de comunicación a las familias, que a los niños que envíen a los círculos infantiles, los envíen con una información atada a la muñeca, donde se refleje el nombre de la criatura y de los padres, en caso de…dios nos salve, suceda lo peor, también me comenta que aunque no se suspenden las clases han dejado ver que es decisión de los padres si envían a sus hijos a las escuelas o no… Hablan de comandos de rescate, como apoyo provenientes de otras provincias, de casas de campaña en la plaza Antonio Maceo… No sé si mi mamá está exagerando un poco las cosas por el nerviosismo, espero que no… Igual, aunque se corra el riesgo de sobrecoger un poco más de lo que ya están a los santiagueros, las medidas se deben tomar, eso también da una idea de protección.
Espero también que no pase nada en nuestra amada ciudad y en nuestro hermoso poblado, por eso rezo a diario…nada más queda por hacer, son fuerzas ajenas a nuestro control e impredecibles, por eso, solo nos queda rezar, poner todas nuestras fuerzas en ser escuchados y de esa manera esperar que la amenaza que se cierne sobre nuestros seres queridos desaparezca… yo, por lo pronto, aún cuando se que eso no soluciona nada estoy pensando seriamente en pasarme unos días junto a los míos…

P.S: En todo el día de ayer no tembló, al parecer en lo que va de hoy, tampoco… La ciudad ahora está en calma.

Mi madre, el Internet y algo más.

image

Por: Taylor E. Torres Escalona.

Regresar a casa siempre será, para mí, una experiencia reconfortante, aun cuando sea por poco tiempo y aun cuando me dé cuenta de que muchas cosas no cambian, que todo se mantiene estático  y que como alguien entrañable dijera “en el interior del país (sépase como interior cualquier lugar de nuestra geografía que no corresponda a La Habana) parece como que el tiempo pasara más despacio”.
La familia, los amigos (un gran número), contentos y dentro de tanta alegría, mi madre, un ser especial que parece que la vida le resulta poca para dármela, a mí, me sucede lo mismo con ella. Recientemente luego de un tiempo reuniendo le pude comprar un móvil y un poco más tarde su línea. No sé si puedan suponerlo pero al decir “mi madre” hablo de una señora de una generación a la que si por profesión no les toca, muy difícil se les hace la relación con computadoras, Smartphone, o Internet,  al menos así sucede dentro de Cuba. La cuestión es que, gracias a ese móvil,  conjugado con la aparición de los puntos de acceso Wifi a lo largo de todo el país, como parte de la “política del estado cubano para hacer más plural el uso del internet” cosa que a nadie le queda clara debido a los conocidos prohibitivos precios que tiene el acceso,  mi madre pudo tener su primera experiencia con la red de redes. No fue la gran cosa,  por más de una razón, no la usó ni por mucho tiempo, ni para una investigación y  tampoco para saber que está de moda por ejemplo en…Burundi, el uso que ella le dio fue el mismo que le da la mayoría de los cubanos que tienen  hoy el privilegio de ese tipo de conexión, ella se comunicó con su familia, con nuestra familia y con algunas amistades, mediante texto por Facebook y por WhatsApp y mediante video llamada con la ya no tan nueva deidad de las comunicaciones en Cuba “IMO”, y lloró, lloró mucho debido a que pudo ver a su sobrino, mi primo a quien no veía desde el año 2000 a no ser por fotografías, pudo también conocer al esposo de mi prima. Para sacarla de la situación le comenté a modo de jarana –deja el llanto y habla que a este precio uno no se puede dar el lujo de llorar-.

image

Todas esas cosas me hicieron pensar nuevamente en la importancia que tiene el acceso a Internet, mucho más allá de lo bueno que sería para el desarrollo del país, de nuestra economía o las relaciones sociales, o como esta herramienta ayudaría a mejorar la comunicación entre el pueblo cubano y su gobierno (si fuera la intención), me hizo pensar nuevamente en algo tan simple como los Derechos Humanos, en como hoy en muchos países del mundo el acceso al internet es considerado como una necesidad humana y tal es el tratamiento que recibe.
Ver a mi mamá llorar gracias a una comunicación barata, cálida y cercana, una comunicación cara a cara, con familiares tan cercanos como yo mismo, me ha dejado una vez más claro que hoy en día es una necesidad para los cubanos el estar conectados y que en este tema quienes dirigen el país deben andar con más prisa y sin ninguna pausa. Yo no agradezco, no puedo agradecer (como ha sucedido en algunos programas de televisión) la aparición de estos lugares donde la gente se conecta, a veces sin condiciones y a precios que han sido capaces de generar comentarios como “Cuba es la Boutique de la WiFi”. Agradeceré cuando vea una verdadera intención del gobierno,  traducida en política, de hacer realmente masivo el acceso a internet en La Isla, agradeceré cuando nuevamente pueda ir a una Sala de Navegación y  no tenga que pagar el equivalente a dos jornadas de trabajo para conectarme por una hora.

image

Un gran número de cubanos hoy en día carecen del acceso pleno a la información y también pierden un abanico de posibilidades de sustento que hoy en día de forma legal puedes encontrar en la Red de Redes. Miles son las maneras de masificar el acceso al internet, ya han sido explicadas por más de un colega en muchos escritos dentro y fuera del país, también es de suponer que dentro de la misma oficialidad existan personas competentes capaces de haber creado estrategias que pudieran llevar a hecho lo que hoy hacen sonar como utopía, algo que aporta credibilidad al argumento de que si hoy en día no se hace más en este sentido solo es por cobardía, cobardía de un pequeño grupo que continua jugando con  el destino de una nación entera, subyugando las necesidades colectivas por unas pocas necesidades individuales.
Las medidas que hasta hoy se han tomado luego que Raúl Castro asumiera el poder han beneficiado a un pequeño grupo de cubanos que por distintas razones tienen un alto poder adquisitivo, sigo sin siquiera imaginarme a mi propia madre, profesora hace unos cuantos años, con un salario un poco más alto que el promedio en Cuba, pasándose un fin de semana en un Cayo o en cualquier hotel en CUC aunque fuera de los más baratos o reuniendo parte de ese mismo salario mensualmente para ir a conocer uno de esos países que no le piden visa al cubano para entrar como turistas a sus geografías, tampoco la imagino, ni a ella como profesora, ni a un abogado, ni a un periodista o ingeniero adquiriendo un automóvil que haga más llevadero el trayecto de varios kilómetros que en muchas ocasiones separa el hogar del centro de trabajo. El internet como he mencionado en otro momento durante este escrito también pudiera caer dentro de este mismo saco.
Un país donde la mayor parte de su población crea que puede hacer “algo” para mejorarlo nos lo debemos. No es oculto que otra manera de pensar la nación se está gestando esperemos que esa manera de pensarla vaya encaminada a saldar esa deuda.

El amarillo, el sueño…un camino.

image

Por: Taylor Torres Escalona.

A ella la recuerdo de alguna mención en boca de mi madre, o más cercano a mi, en la letra de una cancion de Frank Delgado, uno de los trovadores favorito de mi juventud. Según sé a ella también le tocó ir hacia América Latina para luego llegar a aquel norte revuelto y brutal (como tantos cubanos hoy en día) y de esa manera, ser condenada como otros, a desaparecer de la historia cultural de esta Isla que en la figura de sus dirigentes se cree con el derecho de obviar a las personas y hacer como que nunca han existido, pero , ahí está el pueblo, para demostrar que al igual que Celia Cruz,  Willy Chirino o Annia Linares a los grandes nunca se les olvida y hoy, ese pueblo agradece a la obra “Yellow Dream Road” o “Camino del Sueño Amarillo” de Rogelio Orizondo y a Carlos Díaz con “Teatro El Público” por traer de vuelta a las tablas cubanas a Lili Rentería quien junto a  un excelente Osvaldo Doimeadiós y otros actores de elogiables interpretaciones pero menos conocidos por mi como Javier Fano, Alegnis Castillo y Mabel Roch, despertaron sentimientos y nos hicieron estallar en aplausos en el momento final de la función.

La obra a través de La Historia del Mago de Oz  habla de la realidad en ocasiones cruda y mezquina que vive hoy nuestro país y el  mundo en general, refleja al cubano, un poco distorsionado pero al final, hace que uno se encuentre en la interpretación de varios de sus personajes.  Pone sobre el escenario lo muy jodida que está esa realidad y deja entrever que más al norte la cosa no está mucho mejor, que para cambiar hay que comenzar con uno mismo, ganando batallas internas que en muchas ocasiones no estamos dispuestos a librar, encontramos además dentro de la puesta, una Virgen de la Caridad del Cobre tan distorsionada como su propio pueblo, desdoblada, cansada, usada, rabiosa e impotente.

En más de una ocasión el público reía a carcajadas, a veces las actuaciones llamaban a esa reacción pero en otras ocasiones me resultaba muy irónico que al parecer nos estábamos riendo de nosotros mismos, de nuestras propias desgracias, pero no de esa manera sana que en muchas ocasiones de la vida real nos reímos de las cosas desafortunadas que nos suceden, sino de una manera enfermiza y que denotaba que en ocasiones no somos capaces de analizar nuestra realidad ni fuera ni dentro del teatro y eso me dolió, hasta un poco de miedo sentí, yo que soy uno de esos que se aferra al optimismo para seguir adelante vacilé y en el momento que muchos reían, alguna lágrima se asomó como diciéndome que aquí el daño que hay es muy profundo y que harán falta muchas obras de teatro como esta para que nos demos cuenta que nos hace falta sanar y de esa manera comenzar a hacerlo.

Si me dijeran que la ubicara en un genero  desde mis escasos conocimientos que no van más allá de lo épico, lo trágico, lo cómico o la unión de estos elementos, me resulta una tragicomedia con más inclinación a lo trágico que a lo cómico, pues a lo largo de la puesta me sentí triste aunque al final algo se movió dentro de mi, y el optimismo resurgió, cuando por delante de mi comenzaron a desfilar algunos de los actores; entre ellos Lili Rentería y le ví lágrimas en los ojos, pero no lágrimas de las que un personaje porque le toque debe tener sino de las que salen del alma, de las que salen por estar en tu tierra una vez más, compartiendo tu talento con los tuyos y me hizo pensar que mis sueños no debo buscarlos en ningún otro lugar, que una mejor nación esta latiendo dentro de esta y es deber de cada cubano, de este cubano ayudarla a salir para que así, sean más los que sueñen su futuro aquí dentro y lo vean posible.
Quizás en unos años, esta obra sea una de esas de interesante consulta para los antropólogos que traten de entender la situación por la que pasa el cubano de dentro y de fuera hoy en día. En resumen como podrán suponer, a todo el que pueda, le recomiendo ver la obra, en su composición general es una puesta en escena que se agradece por más de una razón.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

50 Años de Perdón.

Con_Rosas_Blancas_en_las_manos_se_despidió_el_evento_donde_la_palabra_PERDÓN_jugó_un_roll_protagónico

Por: Taylor Torres Escalona.

Noviembre alberga el momento que marca el comienzo de uno de los más negros capítulos de la historia de nuestro país luego del año 1959 y precisamente, este que recien concluye alberga entre sus días la fecha en la que se arriba a los 50 años de creación de las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP).

Las UMAP eran campamentos en condiciones infrahumanas donde eran destinados principalmente jóvenes que debían corregir su conducta para convertirse en “seres sociales de bien” mediante el trabajo forzado.

Conversar con personas que fueron protagonistas de este suceso no es una oportunidad que uno tenga a menudo, conocer de primera mano y no a travez de textos, cómo era la vida interna en esos centros de reclusión es un suceso que pocas veces uno puede vivir, mi oportunidad de hacerlo vino de la mano del Centro Cristiano de Reflexion y Dialogo de Cárdenas (CCRD) quien bajo su amparo organizó el evento “En Busca de la Memoria Positiva a 50 Años de las UMAP”. Allí se reunieron una veintena de personas que sufrieron en su propia carne esa experiencia, la mayoría hoy ejerce como pastores o profesan la Fe, junto a ellos tambien estaban sus familiares.

Durante las conversaciones con ese grupo pude apreciar además del dolor y la tristeza, el sentimiento de pérdida, todos, de una manera u otra sentían que algo les había sido arrebatado, en contraste con esto aun cuando aborrecen lo que les ocurrió y jamás quisieran volver a pasar por un suceso como aquel, recuerdan la experiencia en la distancia como algo que los fortaleció y los preparó para todo lo que han tenido que vivir después, también fue impresionante para mi ver la capacidad que tienen estas personas para sanar, tal vez será porque como ellos dicen; tienen a Cristo.

Hace ya 50 años que aproximadamente 25000 jóvenes cubanos fueron presa de la incertidumbre cuando eran conducidos hacia estos sitios ubicados en Camaguey, para este grupo que forma parte de esa gran cifra, hoy la palabra más importante es el perdón, pero no ese que a mi conciencia es necesario pedirles, no el que aún después de 50 años los principales culpables no piden, sino el que aun sin que se les pida ellos están dispuestos a dar.

A mi el tema me toca muy de cerca no por el solo hecho de empatizar sino porque por varias razones si me hubiera tocado vivir en esa época o las UMAP estuvieran ocurriendo en la mía por más de una razón estuviera yo en su lugar o quizas peor pues en conversaciones a lo largo del encuentro muchos fueron los testimonios que me hicieron llegar a la conclusión que, dentro de este grupo de jóvenes: homosexuales, artistas, disidentes, dirigentes caidos en desgracia, delincuentes, entre otros, los cristianos, tal vez por su fe o por la disciplina que acompaña a esta, eran minusculamente mejor tratados.

A lo largo del encuentro en más de una ocasión me vinieron a la mente luchadores que según los textos estudiados profesaban alguna fe, me vino a la mente la familia santiaguera País García quienes dieron todo luchando por una Cuba mejor, específicamente me vino a la mente ese gran prócer que fue Frank País García, uno de los santiagueros más ilustres, criado en el seno de esa familia bautista, ¿cual hubiera sido su posición al ver a sus hermanos no solo de sangre sino de fé pasando por tan grande ultraje?

Saludable sería que las Organizaciones de la Sociedad Civil Cubana tomaran el ejemplo que acaba de dar el CCRD y tan amantes como somos de los aniversarios cerrados, en este tristemente célebre, reunieran en un mismo espacio a otros que aún quedan entre nosotros y que desde otras perspectivas vivieron esa amarga experiencia para dejarlos hablar. Sería muy interesante de esta manera apreciar si ellos también están dispuestos al perdón y si no, de seguro, un encuentro así ayudaría al proceso de sanación que a todos en esta Isla, tanta falta nos hace.

rita-garcía-directora-del-ccrd-pronunciando-las-palabras-inaugurales.jpg.jpeg las-victimas-de-las-umap-fueron-acompañadas-por-algunos-familiared.jpg.jpeg participantes-en-el-evento-cortando-una-torta-luego-de-la-cena-de-bienvenida.jpg.jpeg momentos-del-debate.jpg.jpeg momentos-del-debate-2.jpg.jpeg momentos-del-debate-4.jpg.jpeg rafael-hernández-director-del-la-revista-temas-acompañó-con-sus-criterios-el-evento..jpg.jpeg ejercicio-de-la-memoria.-moderado-por-rafael-hernández.jpg.jpeg finca-el-retiro-lugar-que-pertenece-al-ccrd-y-donde-se-efectuó-el-almuerzo-de-clausura..jpg.jpeg