Mi madre, el Internet y algo más.

image

Por: Taylor E. Torres Escalona.

Regresar a casa siempre será, para mí, una experiencia reconfortante, aun cuando sea por poco tiempo y aun cuando me dé cuenta de que muchas cosas no cambian, que todo se mantiene estático  y que como alguien entrañable dijera “en el interior del país (sépase como interior cualquier lugar de nuestra geografía que no corresponda a La Habana) parece como que el tiempo pasara más despacio”.
La familia, los amigos (un gran número), contentos y dentro de tanta alegría, mi madre, un ser especial que parece que la vida le resulta poca para dármela, a mí, me sucede lo mismo con ella. Recientemente luego de un tiempo reuniendo le pude comprar un móvil y un poco más tarde su línea. No sé si puedan suponerlo pero al decir “mi madre” hablo de una señora de una generación a la que si por profesión no les toca, muy difícil se les hace la relación con computadoras, Smartphone, o Internet,  al menos así sucede dentro de Cuba. La cuestión es que, gracias a ese móvil,  conjugado con la aparición de los puntos de acceso Wifi a lo largo de todo el país, como parte de la “política del estado cubano para hacer más plural el uso del internet” cosa que a nadie le queda clara debido a los conocidos prohibitivos precios que tiene el acceso,  mi madre pudo tener su primera experiencia con la red de redes. No fue la gran cosa,  por más de una razón, no la usó ni por mucho tiempo, ni para una investigación y  tampoco para saber que está de moda por ejemplo en…Burundi, el uso que ella le dio fue el mismo que le da la mayoría de los cubanos que tienen  hoy el privilegio de ese tipo de conexión, ella se comunicó con su familia, con nuestra familia y con algunas amistades, mediante texto por Facebook y por WhatsApp y mediante video llamada con la ya no tan nueva deidad de las comunicaciones en Cuba “IMO”, y lloró, lloró mucho debido a que pudo ver a su sobrino, mi primo a quien no veía desde el año 2000 a no ser por fotografías, pudo también conocer al esposo de mi prima. Para sacarla de la situación le comenté a modo de jarana –deja el llanto y habla que a este precio uno no se puede dar el lujo de llorar-.

image

Todas esas cosas me hicieron pensar nuevamente en la importancia que tiene el acceso a Internet, mucho más allá de lo bueno que sería para el desarrollo del país, de nuestra economía o las relaciones sociales, o como esta herramienta ayudaría a mejorar la comunicación entre el pueblo cubano y su gobierno (si fuera la intención), me hizo pensar nuevamente en algo tan simple como los Derechos Humanos, en como hoy en muchos países del mundo el acceso al internet es considerado como una necesidad humana y tal es el tratamiento que recibe.
Ver a mi mamá llorar gracias a una comunicación barata, cálida y cercana, una comunicación cara a cara, con familiares tan cercanos como yo mismo, me ha dejado una vez más claro que hoy en día es una necesidad para los cubanos el estar conectados y que en este tema quienes dirigen el país deben andar con más prisa y sin ninguna pausa. Yo no agradezco, no puedo agradecer (como ha sucedido en algunos programas de televisión) la aparición de estos lugares donde la gente se conecta, a veces sin condiciones y a precios que han sido capaces de generar comentarios como “Cuba es la Boutique de la WiFi”. Agradeceré cuando vea una verdadera intención del gobierno,  traducida en política, de hacer realmente masivo el acceso a internet en La Isla, agradeceré cuando nuevamente pueda ir a una Sala de Navegación y  no tenga que pagar el equivalente a dos jornadas de trabajo para conectarme por una hora.

image

Un gran número de cubanos hoy en día carecen del acceso pleno a la información y también pierden un abanico de posibilidades de sustento que hoy en día de forma legal puedes encontrar en la Red de Redes. Miles son las maneras de masificar el acceso al internet, ya han sido explicadas por más de un colega en muchos escritos dentro y fuera del país, también es de suponer que dentro de la misma oficialidad existan personas competentes capaces de haber creado estrategias que pudieran llevar a hecho lo que hoy hacen sonar como utopía, algo que aporta credibilidad al argumento de que si hoy en día no se hace más en este sentido solo es por cobardía, cobardía de un pequeño grupo que continua jugando con  el destino de una nación entera, subyugando las necesidades colectivas por unas pocas necesidades individuales.
Las medidas que hasta hoy se han tomado luego que Raúl Castro asumiera el poder han beneficiado a un pequeño grupo de cubanos que por distintas razones tienen un alto poder adquisitivo, sigo sin siquiera imaginarme a mi propia madre, profesora hace unos cuantos años, con un salario un poco más alto que el promedio en Cuba, pasándose un fin de semana en un Cayo o en cualquier hotel en CUC aunque fuera de los más baratos o reuniendo parte de ese mismo salario mensualmente para ir a conocer uno de esos países que no le piden visa al cubano para entrar como turistas a sus geografías, tampoco la imagino, ni a ella como profesora, ni a un abogado, ni a un periodista o ingeniero adquiriendo un automóvil que haga más llevadero el trayecto de varios kilómetros que en muchas ocasiones separa el hogar del centro de trabajo. El internet como he mencionado en otro momento durante este escrito también pudiera caer dentro de este mismo saco.
Un país donde la mayor parte de su población crea que puede hacer “algo” para mejorarlo nos lo debemos. No es oculto que otra manera de pensar la nación se está gestando esperemos que esa manera de pensarla vaya encaminada a saldar esa deuda.

Anuncios

50 Años de Perdón.

Con_Rosas_Blancas_en_las_manos_se_despidió_el_evento_donde_la_palabra_PERDÓN_jugó_un_roll_protagónico

Por: Taylor Torres Escalona.

Noviembre alberga el momento que marca el comienzo de uno de los más negros capítulos de la historia de nuestro país luego del año 1959 y precisamente, este que recien concluye alberga entre sus días la fecha en la que se arriba a los 50 años de creación de las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP).

Las UMAP eran campamentos en condiciones infrahumanas donde eran destinados principalmente jóvenes que debían corregir su conducta para convertirse en “seres sociales de bien” mediante el trabajo forzado.

Conversar con personas que fueron protagonistas de este suceso no es una oportunidad que uno tenga a menudo, conocer de primera mano y no a travez de textos, cómo era la vida interna en esos centros de reclusión es un suceso que pocas veces uno puede vivir, mi oportunidad de hacerlo vino de la mano del Centro Cristiano de Reflexion y Dialogo de Cárdenas (CCRD) quien bajo su amparo organizó el evento “En Busca de la Memoria Positiva a 50 Años de las UMAP”. Allí se reunieron una veintena de personas que sufrieron en su propia carne esa experiencia, la mayoría hoy ejerce como pastores o profesan la Fe, junto a ellos tambien estaban sus familiares.

Durante las conversaciones con ese grupo pude apreciar además del dolor y la tristeza, el sentimiento de pérdida, todos, de una manera u otra sentían que algo les había sido arrebatado, en contraste con esto aun cuando aborrecen lo que les ocurrió y jamás quisieran volver a pasar por un suceso como aquel, recuerdan la experiencia en la distancia como algo que los fortaleció y los preparó para todo lo que han tenido que vivir después, también fue impresionante para mi ver la capacidad que tienen estas personas para sanar, tal vez será porque como ellos dicen; tienen a Cristo.

Hace ya 50 años que aproximadamente 25000 jóvenes cubanos fueron presa de la incertidumbre cuando eran conducidos hacia estos sitios ubicados en Camaguey, para este grupo que forma parte de esa gran cifra, hoy la palabra más importante es el perdón, pero no ese que a mi conciencia es necesario pedirles, no el que aún después de 50 años los principales culpables no piden, sino el que aun sin que se les pida ellos están dispuestos a dar.

A mi el tema me toca muy de cerca no por el solo hecho de empatizar sino porque por varias razones si me hubiera tocado vivir en esa época o las UMAP estuvieran ocurriendo en la mía por más de una razón estuviera yo en su lugar o quizas peor pues en conversaciones a lo largo del encuentro muchos fueron los testimonios que me hicieron llegar a la conclusión que, dentro de este grupo de jóvenes: homosexuales, artistas, disidentes, dirigentes caidos en desgracia, delincuentes, entre otros, los cristianos, tal vez por su fe o por la disciplina que acompaña a esta, eran minusculamente mejor tratados.

A lo largo del encuentro en más de una ocasión me vinieron a la mente luchadores que según los textos estudiados profesaban alguna fe, me vino a la mente la familia santiaguera País García quienes dieron todo luchando por una Cuba mejor, específicamente me vino a la mente ese gran prócer que fue Frank País García, uno de los santiagueros más ilustres, criado en el seno de esa familia bautista, ¿cual hubiera sido su posición al ver a sus hermanos no solo de sangre sino de fé pasando por tan grande ultraje?

Saludable sería que las Organizaciones de la Sociedad Civil Cubana tomaran el ejemplo que acaba de dar el CCRD y tan amantes como somos de los aniversarios cerrados, en este tristemente célebre, reunieran en un mismo espacio a otros que aún quedan entre nosotros y que desde otras perspectivas vivieron esa amarga experiencia para dejarlos hablar. Sería muy interesante de esta manera apreciar si ellos también están dispuestos al perdón y si no, de seguro, un encuentro así ayudaría al proceso de sanación que a todos en esta Isla, tanta falta nos hace.

rita-garcía-directora-del-ccrd-pronunciando-las-palabras-inaugurales.jpg.jpeg las-victimas-de-las-umap-fueron-acompañadas-por-algunos-familiared.jpg.jpeg participantes-en-el-evento-cortando-una-torta-luego-de-la-cena-de-bienvenida.jpg.jpeg momentos-del-debate.jpg.jpeg momentos-del-debate-2.jpg.jpeg momentos-del-debate-4.jpg.jpeg rafael-hernández-director-del-la-revista-temas-acompañó-con-sus-criterios-el-evento..jpg.jpeg ejercicio-de-la-memoria.-moderado-por-rafael-hernández.jpg.jpeg finca-el-retiro-lugar-que-pertenece-al-ccrd-y-donde-se-efectuó-el-almuerzo-de-clausura..jpg.jpeg

Como en South Park, le pusieron Kenny…

 

kenny-1

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Le pusieron Kenny por el personaje de South Park. Vive en un lugar de La Habana y allí ha tenido que crecer antes de tiempo. Su mama que trabajaba en una cafetería particular ha tenido que dejar el trabajo para criar a sus 5 hermanos, la abuela ya no podía con tanta carga.

Habla fluidamente de todas sus peripecias en el barrio, de los amigos mayores que huyen de la policía y de cómo todo el mundo hizo fiesta cuando “Piano” el jefe de sector (jefe de la policía del Barrio) sufrió un infarto. Ese sí, él hacía de todo para coger a los que infringían la ley, hasta de mujer se disfrazaba y se tiraba en el mar si tenía que hacerlo con tal de atrapar a alguien.

De toda la variedad de frutas que hay por su barrio para coger, prefiere los cocos y es elogiado por la gracia con la que ejecuta el “sapito” (estilo al trepar los Cocoteros consistente en agarrarse con las manos y los pies de manera sincronizada) a la hora de tumbarlos.

Piensa en su abuela, en su hermanita, en su mama y en su tía, a casa de quien va de vez en cuando a recibir cariño y alimento…

Quería en un inicio estudiar Derecho, Medicina no, pues hay que pasarse la vida estudiando y a él no le gusta estudiar mucho. Pero ahora no sabe que estudiar, no lo decide aun, lo que si no quiere ser es bodeguero o carnicero como muchos a su edad sueñan, sabe mucho de computación, en eso y en ciencias siempre saca el máximo, solo tiene suspenso Ingles y porque no le dio tiempo a copiar el examen completamente, sabe de las Medusas, y de cómo los pelícanos anidan en el pinar vecino y han vuelto desde que se comenzó a descontaminar la Bahía, sabe de los planes que se tienen con cada zona de esta y de cómo debe disfrutar el lugar de recreo y baño diario antes de que lo cierren y lo conviertan en una unidad militar.

Habla de las anécdotas de sus vecinos, de los encontronazos que han tenido sus cercanos con la electricidad 13.000 voltios y no se explica cómo alguien de 67 años puede sobrevivir a ese encuentro y como otro de 36 no…

Habla con orgullo de su Escuela Secundaria y del agradecimiento que siente por sus profesores, la mayoría del oriente del país…

A los 12 años la emigración se torna solución a los problemas y risueño me cuenta como su madre tiene pensado irse de Cuba, no sabe a dónde, no le dice, pero se va y se lo lleva a él, antes de que se lo lleve el Servicio Militar, ya ella tiene pasaporte, se lo compro con la venta de un Algunos muebles de la casa y está ahorrando porque el pasaporte de él aun no lo tiene. Kenny dice que si se va siempre quiere volver, entrar, salir, entrar, salir, él practica una religión, la Regla del Palo Monte, y no puede dejarla atrás, es “Palero” al igual que su abuelo y por eso nunca se podrá ir definitivamente, porque tiene que desarrollar su religión dentro del país…

Kenny me habla de South Park y de sus temporadas, de cómo el personaje a quien debe su nombre, muere muchas veces y de muchas maneras, dice que un amigo de la escuela tenía todas las temporadas en su computadora y no se la quería compartir a nadie, luego a este se le rompió la PC y ha tenido que recuperar la serie a través de aquellos a quien no se las quiso compartir, – así es la vida, pa´ que tu veas – me dice.

A Kenny le falta el cariño, el afecto, pero lo busca con mucho empeño, conversa con todos y de cualquier tema, es un alma vieja en un cuerpo de niño.

En las tres veces que hemos conversado, se me antoja que tiene un corazón muy grande, más grande que esos zapatos que le bailan en sus pies. Se me antoja además que detrás de tanta historia y tal vez del estigma de estar creciendo en un barrio “marginal”, se agazapan un decoro y una honestidad muy grandes, tanto que no permite que le pague el transporte público dos veces seguidas y en la última ocasión en que nos encontramos me dijo, – esta vez, va por mí –

Así va por la vida este niñito cubano, creciendo de manera precoz pero a su vez, aunque parezca inexplicable, aferrado a esa niñez que casi pierde, con un futuro incierto, tan incierto como el de su país, pero alegre de estar vivo y con la mirada puesta en el horizonte, cargada de esperanzas

Tomado de: http://www.havanatimes.org/sp/?p=106092#sthash.WjPlfOoK.dpuf

¿Para el 2020, Dos Caminos, en que 50% estará?

                                           IMG_0919

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Existe en nuestra geografía nacional un pueblo llamado Dos Caminos, ubicado a solo 20 km de la próxima a cumplir 500 años Santiago de Cuba. En ese pueblo, muchas de las cosas que hoy están en debate en las redes sociales, en los blogs y hasta de alguna manera en la prensa nacional, pasa desapercibido.

Allí lo más cercano al internet que las personas conocen (salvo algunas excepciones, como un reducido número de médicos o los trabajadores del Joven Club) es el “paquete semanal”, algo que marca la diferencia y que todos esperan para poder contar con algo de “entretenimiento en las noches”.

Muchos nunca han escuchado la palabra Wifi y lo más lejos que han llegado con estas conexiones inalámbricas es al Bluetooth de los dispositivos móviles, quiero pretender que en estos nuevos tiempos la realidad cambie, que la mayoría comience a interesarse por conceptos como Redes Sociales, Red de Redes, Banda Ancha, entre otros elementales para comprender todo lo que supuestamente debe ocurrir en poco tiempo.

Antes de continuar, quiero contarles una historia, no sé si esta se repita en otro sitio del país, pero, en Dos Caminos, aún la telefonía es analógica, esto significa que continúan con la misma planta de alrededor de 50 años, hace más de 10 años no se colocan nuevas terminales telefónicas por falta de disponibilidad y la cantidad existente hoy en día no es muy numerosa. Las pocas líneas telefónicas que hay, o los teléfonos fijos existentes cuentan con un servicio bastante pésimo; para comunicar con mi casa debo marcar alrededor de 20 veces el número y aun cuando sé que, poco se usa el terminal, tengo que soportar como 15 veces el tono de ocupado, las otras 4 me sale un número que no es el de mi casa, puede ser que me salga, la policía, el videoclub, o alguna otra casa particular ya que es lo más frecuente y en la llamada número 20, con suerte, puede ser que felizmente sea mi madre la que me responda. Así están las comunicaciones en ese pedacito de Cuba y mi caso ni remotamente clasifica como aislado, lo mismo sucede con casi todas las personas que reciben servicios de ETECSA allí.

IMG_0951

Oficina de Correo donde se encuentra la Central Telefónica Analógica del poblado de Dos Caminos.

Hace dos años mi mamá utilizaba el Servicio Matutino que a través del número 502555 la mencionada ETECSA brindaba para estos lugares que aún no están digitalizados, ella siempre despertaba con la llamada a las 6:00am, hoy en día tiene que recurrir a otras prácticas pues por la “inminente” digitalización no era factible continuar con ese número al servicio de la población, tristemente esto sucede como ya mencioné hace más de dos años.

Me parece relevante mencionar nuevamente que este poblado se encuentra a solo 20 kilómetros de la cabecera provincial, no estamos hablando de un lugar de difícil acceso, encaramado en una de las puntas de las montañas que conforman la Sierra Maestra ni nada por el estilo. Esto sucede allí, al ladito de la civilización, al costado de la Autopista Nacional y donde supongo y hablo de suponer ya que no soy experto, no hacen falta millonarias inversiones para mejorar el servicio.

Quería contar esa historia pues de esa manera no es complicado suponer por donde andan los conocimientos de las nuevas tecnologías en mi poblado, para que los que leen este post, puedan valorar cuanto trabajo es necesario hacer, desde lo objetivo y desde lo subjetivo para que en el 2020, el 50 % de los hogares doscamineros estén conectados a la Red de Redes, suponiendo que podamos soñar con esas cifras que hoy prometen y sin ser pesimistas pensando en que mi pueblo puede, por tradición, quedar en ese oscuro número de 50 % de hogares que aún para el 2020 no van a estar conectados.

Por otro lado me preocupa también el tema de las condiciones materiales necesarias para que un hogar se conecte, pienso específicamente en la computadora como elemento fundamental en esa conexión, si pocos son los hogares que cuentan con una línea telefónica fija, más pocos son los que cuentan con ese equipo o en otros casos, no coincide y donde hay computadora, no hay teléfono, ese, a mi entender, es otro tema al que hay que prestar inmediata atención ya que en estos tiempos “la computadora de la familia cubana” el Joven Club de Computación, se me muestra escaso y apocopado, para la gran demanda y creciente que existe dentro de la población cubana.

No quiero tocar el tema de los precios pues, ese es un tema que ya he tocado en otros momentos y trasciende más allá de las fronteras de mi pequeño pueblo, pero como dicen por ahí, se está trabajando en todos estos temas, es intención del gobierno hacer más plural el acceso a la Internet y que sea lo que ya en muchos lugares del mundo es, un derecho ciudadano, solo queda esperar, ver qué sucede, aunque esa espera este signada por esa frase que ya me sabe amarga por manida y sobreutilizada: “sin prisa, pero sin pausa”.

PD: Ayer, en una de esas ocasiones tormentosas, hablando con mi mamá, ella me comentaba que le llegó la notificación de que el venidero 15 de julio la telefonía fija en Dos Caminos, pasará a ser digital…esperemos que esto sea de buen augurio!!!

Cerrando capítulo…

wallpaperweb

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

porque agradecer, reconforta…

Hablar de lo sucedido en Panamá durante la VII Cumbre de las Américas sería tratar de mojar lo que ya está empapado, prefiero hablar del apoyo recibido por muchos cubanos con acceso a la Red de Redes. Ciertamente este fue algo impresionante, sirva entonces este escrito como forma de agradecimiento a todos aquellos que durante esos días estuvieron atentos a cada una de las publicaciones de este servidor en su muro de Facebook…
Fueron días como deben imaginar llenos de tensiones, entrar en disyuntiva de ser o no ser, de dar a conocer sin pelos en la lengua lo que allí sucedía. Luego de que el objetivo que me motivó a aplicar para participar en el Foro de la Sociedad Civil lo vi tronchado pues ya mi palabra era un hecho que no iba a escucharse en ese escenario, por las razones que todos conocemos, solo me quedaba la satisfacción de escribir, grabar y compartir mis impresiones de lo que estaba aconteciendo, pero temía un poco hacerlo, caminar por el filo de la navaja es una sensación que el cubano siempre tiene y luego de los acontecimientos que precedieron al viaje, la de ser vigilado era otra que no se me quitaba de la mente.
Llegó un momento que fue tanto el sentimiento opresivo, con un poco de vergüenza también que me decidí; primero a pronunciarme pues lo sentía un deber conmigo mismo y luego a graficar mis escritos con las imágenes que mi móvil me permitía tomar, fue así como comenzó el apoyo. Al inicio fueron los más cercanos, felicitándome por la oportunidad que había tenido de participar en ese momento histórico y por otro lado comentando lo que veían allí pasando, poco a poco se fueron incrementando las personas, algunos, nunca habían interactuado, o lo habían hecho muy poco, pero en esos días comenzaron a participar de manera activa cada vez que subía algo a mi muro. A cada momento al abrir el Facebook tenía varias solicitudes de amistades, todas esas personas de una manera u otra se sentían identificadas con lo que leían y veían y yo a cada momento me sentía más comprometido con reportar respondiendo solo a mis preceptos e ideas.
Llegó el momento en el que me pareció, me había multiplicado, mi voz era la de muchos y mi parecer coincidía con aquellos cubanos que no habiendo podido estar sentían que estaban a través de mí…
Por estos días aun recibo mensajes de agradecimiento y lo que más me emocionan, son los mensajes de esperanza, esos que apuestan por una Cuba donde los extremos le sedan espacio al amplio espectro intermedio que se aleja de las trincheras para pensar en una nación donde todos tengamos cabida y que sea ciertamente “con todos y para el bien de todos”.

Gracias nuevamente por todo el apoyo y no hay dudas, como bien coincidimos casi todos, con mucho empeño y un poquito de esfuerzo mancomunado, esa Cuba mejor, cada día, es mucho más posible…

Disidentes…

13_saavedra

Lázaro Saavedra. Premio Nacional de Artes Plásticas.

(…) La disidencia es una actitud que no necesariamente está dirigida contra algo, sino que más bien implica un desacuerdo o una distancia tomada con un poder o una autoridad política. No entra forzosamente en conflicto directo, sino que se aleja, busca otras vías o espacios de legitimidad (…)
tomado de Wikipedia.

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

En Cuba atendiendo a lo antes expuesto, disentir es una práctica muy común…
Desde la mesa de la casa; a la hora de los alimentos, en la esquina; conversando desenfadadamente con los amigos, en una cola; ya sea para comprar el pan o para tomar el ómnibus, en cualquiera de los escenarios de la cotidianeidad; es normal disentir, tan normal, que nos olvidamos que el calificativo para definir nuestros reclamos es precisamente ese, también el miedo al vocablo nos ha conllevado a no sentirlo adecuado para definir nuestro actuar en tales casos.
Muchos son los ejemplos que existen de personas que desde su radio de acción disiente dentro de las diferentes expresiones del arte, desde sus páginas en el internet, o desde una reunión en una organización sindical de base o en una reunión del Partido Comunista de Cuba u otra organización política o de “masas”(social). Algunos disienten sobre temas superficiales y otros van más adentro, pero todos lo hacen de una manera constructiva en aras de lograr un país mejor, lleno de oportunidades para todos y donde los males de la nación sean reconocidos en aras de trabajar para erradicarlos.
Pero ser calificado como disidente en Cuba, a pesar de que el disenso sea una práctica común significa muchas cosas, significa ser cuestionado por conocidos, amigos, familiares y autoridades, significa poner a prueba esa red de apoyo que tienes alrededor y hasta poner a prueba tu carácter, tu integridad y hasta dónde eres capaz de llegar por defender una idea que debido a justificadas razones crees acertada.
Consentir, acción de que más de una persona esté de acuerdo con un pensamiento u opinión, es también algo común en La Mayor de las Antillas, es imposible que no sea de esa manera cuando se habla de logros sociales, que moviéndose en un amplio espectro de luces y sombras, la sociedad cubana porta como estandartes, logros que hay que preservar y que cada ciudadano puede sentirse con el derecho de mejorar a través precisamente del disenso.
Muchos pensadores (nacionales e internacionales) desde diferentes aristas del pensamiento, consideran el disenso, como motor impulsor que genera el cambio positivo y que aporta la dialéctica, madre de un futuro más promisorio para todos y donde todos se sientan parte.
Así, de manera normal, vamos caminando por nuestra realidad, moviéndonos desde el consenso al disenso y que en cada uno de estos conceptos se esté gestando el otro, en una relación simbiótica, que a entender de quien escribe, es lo más saludable que le pueda suceder a una sociedad civilizada.
Sueño con un momento que a ratos siento, está a las puertas de una realidad palpable, un momento donde no todos tengamos que asentir con la cabeza y donde prácticas arcaicas le den paso a los nuevos tiempos donde el no estar de acuerdo sea respetado y sea considerado como síntoma de que cualquier obra estás sujeta a mejoras, más cuando se pretende que la obra sea considerada como una obra de todos, con todos y para el bien de todos.
Nadie se puede arrogar el derecho a pensar por otro o a pretender que el otro acate su pensamiento sin que este pase por el proceso de análisis desde la subjetividad de cada quien, hacer eso es pretender que estamos por encima de la autonomía humana.
Disenso y consenso son dos conceptos que dependen uno del otro, se arropan, se unen y funden, en aras de una sociedad mejor, de un país mejor y de una manera más eficaz de gobernar y ser gobernados. Cuando alguien se siente con la total libertad de disentir o consentir, entonces, esa persona se siente parte del proceso y lo defiende con más ganas pues esos dos conceptos son las herramientas más elementales con las que cuenta un ciudadano para la construcción de su entorno, para la transformación de ese entorno que no debiera ser más que la expresión de lo que la persona, quiere, considera o acata…