El temblor de las emociones.

image

Por: Taylor Emilio Torres Escalona.

Hablar sobre la situación en Santiago de Cuba con respecto a los terremotos sería llover sobre mojado.
Lo más triste de todo es que, sin pasar nada aún las personas estan en un estado bastante deprimente, cuenta mi mamá que ella aunque se pone nerviosa, se mantiene ecuánime, no así mi tía que rompe a llorar cada vez que siente un temblor…
Mi casa es de madera, antigua, espaciosa y hoy en día sirve de refugio a muchos de mis vecinos. Hace unos días, durante la habitual llamada a la casa, me puse un poco más triste de lo habitual pues mi mama me comentó de un programa que alertaba sobre estar preparados que transmitieron por televisión nacional, por la cantidad de trabajo me fue imposible verlo, pero aún cuando es bueno estar alertas eso puso más nerviosa a la familia, pues ellos sienten que es inminente que suceda un sismo de alta magnitud. Mami me comenta también de como le piden, por los medios de comunicación a las familias, que a los niños que envíen a los círculos infantiles, los envíen con una información atada a la muñeca, donde se refleje el nombre de la criatura y de los padres, en caso de…dios nos salve, suceda lo peor, también me comenta que aunque no se suspenden las clases han dejado ver que es decisión de los padres si envían a sus hijos a las escuelas o no… Hablan de comandos de rescate, como apoyo provenientes de otras provincias, de casas de campaña en la plaza Antonio Maceo… No sé si mi mamá está exagerando un poco las cosas por el nerviosismo, espero que no… Igual, aunque se corra el riesgo de sobrecoger un poco más de lo que ya están a los santiagueros, las medidas se deben tomar, eso también da una idea de protección.
Espero también que no pase nada en nuestra amada ciudad y en nuestro hermoso poblado, por eso rezo a diario…nada más queda por hacer, son fuerzas ajenas a nuestro control e impredecibles, por eso, solo nos queda rezar, poner todas nuestras fuerzas en ser escuchados y de esa manera esperar que la amenaza que se cierne sobre nuestros seres queridos desaparezca… yo, por lo pronto, aún cuando se que eso no soluciona nada estoy pensando seriamente en pasarme unos días junto a los míos…

P.S: En todo el día de ayer no tembló, al parecer en lo que va de hoy, tampoco… La ciudad ahora está en calma.